Morelia, Mich.- Jugadores como Arnold Martínez, Gabriel Cruz o Hermes Quevedo se recuperan de manera satisfactoria de sus respectivas molestias musculares y podrán estar a la disposición del cuerpo técnico para el siguiente compromiso de la Liga ante Virtus, así lo informó el doctor del club Erick Aguilar Vargas.

Al conjunto de Bravos Michoacán le servirá el no jugar este fin de semana debido a la modificación del cotejo frente a Tigres- que se desarrollará hasta el 1 de marzo- para recuperar a los jugadores que arrastraban lesiones musculares, detalló el responsable del servicio médico de la institución, Erick Aguilar.

El reporte médico indica que el seleccionado nacional Gabriel Cruz, sufrió hace más de un mes una lesión grado 1 en recto anterior del abdomen de predominio izquierdo; sin embargo, su recuperación va por buen camino, al grado de que ya pudo jugar algunos minutos en la victoria del sábado pasado frente a Jaguares.

Durante dicho encuentro, el cubano Hermes Cubano sufrió de una contractura muscular, pero de igual manera estará listo para el siguiente partido, mientras que el uruapense Arnold Martínez presentó hace algunas semanas un desgarre abdominal en recto anterior izquierdo pero de igual forma se estima que ya pueda estar listo para ser tomado en cuenta por el estratega Miguel Garibay.

En este receso, el servicio médico trabaja de manera coordinada con el preparador físico, Raúl Lara  en dosificar las cargas en trabajo regenerativo para que no se pierda la base física que ya se tiene en la plantilla purépecha.

A excepción de Francisco Olvera, quien se perdió toda la temporada por una ruptura de ligamento cruzado anterior y ruptura de menisco cuerpo posterior, todos los jugadores podrán estar disponibles para el vital compromiso del próximo sábado 22 de febrero ante Virtus de León, Guanajuato