Morelia / Acueducto.- América Latina es la región más peligrosa del mundo para los activistas de  derechos humanos y ambientales, el pasado año registró más de 200 de los 304 asesinatos documentados a nivel global por la ONG Front Line Defenders (FLD).

Sandra Patargo, coordinadora de Protección para las américas de FLD, declaró que de acuerdo al informe de “Análisis Global 2019”, divulgado desde la ciudad de México, cuatro de los cinco países más peligrosos para ejercer el activismo forman parte del subcontinente, y acumulan el 68% de los casos.

Los cinco países con más asesinatos a defensores y ambientalistas en el 2019, según FLD, fueron Colombia con 106, Filipinas (único país en la lista no americano) con 43, Honduras con 31, México con 23 y Brasil con 23.

“Es la región más peligrosa en el sentido de que es la más mortífera, es donde más personas defensoras de derechos humanos son asesinadas en el mundo” advirtió la activista. Agregó que cerca del 40% de las personas defensoras de derechos humanos en el mundo trabajan temas ambientales, de tierra y territorio y derechos de los pueblos indígenas.

“La impunidad sigue siendo la noma en la región”, el 75% de los casos documentados por FLD hay un registro de amenazas previas. Patargo lamentó que estos casos no llegan a la justicia integral donde se detengan a los autores tanto materiales como intelectuales.

La criminalización fue una de las agresiones más documentadas en la región, y, al igual que los asesinatos, ocurre principalmente en contra de los ambientalistas. México es el país más letal para los activistas y defensores del medio ambiente, pues el 75% de los 23 asesinatos documentados por FLD fueron en contra de defensores de la naturaleza.