Foto: Especial

Morelia/Acueducto.- Los tribunales ya cuentan con protocolos internacionales
para resolver litigios con perspectiva de género, manifestó el Presidente suplente
del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), Magistrado José René
Olivos Campos, en el marco del taller “Derechos Humanos con perspectiva de
género” impartido al personal del máximo órgano jurisdiccional electoral en la
entidad.


El juzgador subrayó que la paridad de género, que se le exige a todas las
instituciones, a la luz de la reforma al artículo Cuarto Constitucional, ya no habla
de igualdad entre el varón y la mujer, sino entre la mujer y el hombre.

Olivos Campos objetó que a través de categorías y adjetivos calificativos se estén
generando posicionamientos contrarios al respeto de los derechos humanos, lo
que debilita los principios de igualdad, universalidad, interdependencia y
progresividad. “Debemos garantizar el respeto de todas las personas, de unos y
de otras, a fin de generar marcos de convivencia y no caer en actos
discriminatorios”, se pronunció el Magistrado, en el salón de Plenos “Leonel
Castillo González.

A su vez, la Magistrada Alma Rosa Bahena Villalobos expuso los principios
constitucionales y legales que sustentan la perspectiva de género y la igualdad
sustantiva entre la mujer y el hombre.

La juzgadora refrendó el compromiso del Tribunal Electoral para coadyuvar a
través de fallos y sentencias a frenar el incremento en la violencia política de
género.

Bahena Villalobos deploró la alta incidencia de violencia política contra la mujer,
en su búsqueda por ejercer derechos en igualdad de condiciones ante los
hombres.

A su vez, la ponente Monserrat Guerrero Méndez, subcoordinadora de equidad de
género entre hombres y mujeres de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos
(CEDH), al exponer algunos prejuicios alimentados por tergiversaciones
mediáticas, rechazó que los derechos humanos solo sirvan para defender
delincuentes o sean instrumentos para entorpecer la labor de las autoridades.

Con un llamado a no trivializar los derechos humanos, la ponente consideró que el
Estado y algunos medios informativos se han dedicado a desvirtuar el movimiento

feminista por miedo al cambio y por miedo a perder el poder. Al propio tiempo,
lamentó que el término feminazi busque deslegitimar, generalizar y estigmatizar al
movimiento de mujeres.

El taller, bajo la coordinación de Género y Derechos Humanos del TEEM, a cargo
de Marisol García Martínez, expuso la necesidad de asumir compromisos con el
cambio a nivel personal e institucional.