Morelia / Nancy V. Herrejón

La familia López Sánchez en vísperas de Año Nuevo había convivido “hermosamente”, al día siguiente Yunuén López Sánchez salió de su domicilio a bordo de un vehículo Mazda 2, color rojo; sólo dijo que se reuniría con un amigo, no se supo más de ella.

Los familiares de Yuni López, como la llamaban de cariño sus consanguíneos, reportaron su desaparición el 01 de enero ante la Fiscalía General del Estado (FGE). Al día siguiente la familia López Sánchez fue contactada e informada de que Yuni estaba secuestrada, les exigieron una fuerte cantidad de dinero a cambio de su liberación.

Los hechos fueron denunciados ante la Unidad Especializada de Combate al Secuestro (UECS) quien armó la correspondiente carpeta de investigación. Los días siguientes fueron gobernados por la incertidumbre y zozobra, la ausencia de Yuni y la llamada de los captores retumbaban en la casa de la familia López Sánchez, que frágil y esperanzada aguardaba el regreso de su hija.

A temprana hora del jueves 9 de enero,  la Unidad Especializada de Investigación y Persecución del Delito de Homicidio Doloso, Homicidio Doloso Contra la Mujer y Feminicidio , recibió una denuncia anónima, donde se hacía referencia a que en un inmueble ubicado en la localidad de Jesús del Monte despedía un aroma fétido, la Unidad se traslado a dicho lugar y realizó las tareas de investigación y reunió indicios, se solicitó la respectiva orden de cateo misma que fue facilitada por el Juez de Control  y cumplimentada durante las primeras horas del jueves.

Se realizó el levantamiento y traslado de un cadáver del sexo femenino, al continuarse con las investigaciones se logró establecer la identidad de la misma, era Yuni López.

Horas más tarde en la localidad de Atécuaro, José Luis G. era detenido como parte de un operativo implementado por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), este sujeto pretendía cobrar el dinero del rescate por el secuestro de Yuni López. El mencionado fue presentado ante la autoridad encargada mientras se resuelve su situación jurídica. José Luis G. fue compañero de clases de Yuni en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (FDCS) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), incluso en algunas ocasiones visitó el hogar de Yuni para realizar trabajos escolares.

Ignacio López Villaseñor, padre de Yuni visiblemente consternado exige justicia para hija, no puede dar información respecto a los acontecimientos debido a que sigue abierta la carpeta de investigación prefiere que sea la misma FGE quien emita declaraciones. “Yuni tenía un proyecto de vida en favor de los jóvenes” declara tranquilo, acompañado de su esposa Martha Sánchez, madre de Yuni.

Acompañados este martes de la comunidad Global Shapers Morelia, club del cual Yuni era una miembro destacada, piden castigo, exigen saber la verdad de lo ocurrido. La madre de Yuni, escucha, habla en pocas ocasiones más es contundente en su pedimento “que se castigue a la persona que le robó la vida, que destruyó mi familia” un mensaje claro, que merece todo el peso de la ley.

La comunidad Global Shapers se une a las voces que claman justicia para la joven que en vida fue todo un ejemplo de solidaridad y humildad, siempre positiva, y presta a ayudar. Ellos prometen que de este dolor salvarán vidas, en aras de la memoria de su compañera y amiga. 

Yuni López Sánchez pese a tener tan sólo 24 años contaba con varios logros en su haber, era inteligente, solidaria, comprometida, humilde y con mucha vocación. Era militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) donde realizó actividades destacadas en la campaña por la alcaldía de Morelia por parte de la diputada del PRI  Daniela de los Santos, y del hub Morelia de la comunidad Global Shapers.

“Les quiero comentar que con mi hija siempre hubo una comunicación diaria, para ella más que su padre era su amigo (…) nunca la vi con alguna alteración, la vi sana completamente, simplemente comentó que salía a convivir con una persona que la invitó, fue todo lo que nos dijo y ya no volvimos a saber nada” dice el padre de Yuni, mientras en el cristal de sus lentes los autos y las personas siguen su rutina, siguen sus días.

Hay más preguntas que respuestas, un solo hecho; la muerte de una joven destacada, la violencia que como un cáncer devora a diario al país, una familia destruida, un hogar que jamás será el mismo, el clamor de la sociedad que exige un culpable, un solo grito , una sola verdad, una sola pregunta ¿por qué?