Editorial. CNTE, el cuento de nunca acabar

Cortesía

Samuel Ponce Morales

1.- Con todo, al llamado magisterio democrático no le gustó la reciente ley de reforma educativa, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador; “no está completa”, dice, por lo que está al pendiente que en el marco jurídico secundario se incluyan sus demandas.

2.- Y es que, si bien reconocen que la nueva reforma citada tiende a garantizar el derecho laboral de los maestros, no ha quedado establecido un salario justo y sin contratiempos, así como plazas automáticas a los normalistas y prácticamente nada sobre evaluar su trabajo.

3.- Por eso, señalan, seguirán en las calles manifestándose y estarán vigilantes en la discusión, acuerdos y aprobaciones de las leyes secundarias, de tal manera que garanticen que sus demandas queden en un punto satisfactorio, claro, para ellos, para quién más…