Morelia/Acueducto

El Gobernador Silvano Aureoles Conejo, encabezó este martes la reunión semanal de la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, donde dejó en claro que la premisa es el fortalecimiento institucional y la cooperación de los tres niveles de gobierno, para garantizar la seguridad y tranquilidad que demandan las michoacanas y michoacanos.

“Atender la seguridad es responsabilidad -por ley- de los municipios, pero no los vamos a dejar solos; aún con las limitaciones financieras seguiremos gestionando y restructurando todo lo que se requiera para fortalecer a las policías locales y que estén en condiciones de atender a sus habitantes”, aseveró.

En este marco, se revisó la aplicación de la segunda fase del Plan Integral de Seguridad, que incluye, precisamente, el despliegue de elementos de Policía Michoacán para reforzar las labores en regiones estratégicas.

El mandatario michoacano puso como ejemplo al municipio de Apatzingán, donde su presidente municipal por convicción se sumó a la estrategia estatal y hoy ese municipio cuenta con el estado de fuerza requerido por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, para hacerle frente a los retos en este rubro.

Por otro lado, se analizaron las acciones de inteligencia a emprender, una vez que se identificó el modus operandi de ciertos grupos delincuenciales que pretenden ganar terreno en ciertos municipios.

Aureoles Conejo solicitó a las autoridades federales y estatales que integran este grupo de trabajo, no disminuir el ritmo de trabajo y la coordinación, al tiempo que confió en que, con la próxima llegada de la Guardia Nacional a Michoacán, podrán reforzarse las operaciones por mantener el orden, la gobernabilidad y la paz.