Imagen: ACG

Héctor Tenorio

David Ilagor Albarrán es un joven político que ha venido a imprimirle su propio sello a las tareas que se le han encomendado, en el área electoral de su partido político en el estado, el de Acción nacional.

Junto con sus compañeros del comité directivo prácticamente, dice, reconstruyeron su instituto político. Con naturalidad analiza las fortalezas y debilidades del área que encabeza.

“Acción Nacional (PAN) es una escuela formadora de ciudadanos y no de políticos como la gente lo percibe. Todos esos cuadros que nos formamos en acción juvenil estamos al frente de una cartera del partido.

“Venimos trabajando junto desde hace 20 años. Compartimos el mismo sueño. Nos queda claro lo que tenemos que hacer. Otra fortaleza es la humildad. Tenemos mucha mística gracias a la formación que traemos”.

Para él se tiene muy claro el objetivo de llegar al poder y lograr el bien común. Sin embargo, reconoce, nos ha costado trabajo, por ejemplo, hacerle entender a la gente que no debe vender su voto.

Como buen orador habla con claridad sobre el nivel de estructura partidistas con la que cuenta, en datos, en cifras.

“Internamente contamos con 19 de 24 coordinadores distritales. En esos 19 distritos, se incluyen 69 municipios donde ya tenemos coordinadores municipales. Tenemos coordinadores seccionales.

“Hasta el momento tenemos 1,920 compañeros en la estructura interna, entre coordinadores distritales, municipales, seccionales y jefes de manzana. Contamos 18 mil militantes y tenemos 50 mil simpatizantes”.

Sin grandes aspavientos expresa su punto de vista de cómo considera que está el área que ocupa:

“Nos ha tocado volver hacer renacer la esperanza, el avance que hemos tenido en estructura nos ha dejado muy contentos. A estas alturas, faltando menos de un año y seis meses para las próximas elecciones, me siento tranquilo.

A restas altura, presume tenemos cumplido más del 80 por ciento de nuestras metas. Ahora vamos por el resto. “A nosotros, a la dirigencia, nos gusta hacer trabajo en los municipios, más que hablar”.