Los normalistas no somos delincuentes

Foto: Julieta Coria

Morelia/Julieta  Coria

Azar Moreno Sánchez, hoy luce un atuendo casi perfecto, elegante, lleva una toga negra y en sus brazos un enorme regalo floral que no le ha quitado la sonrisa desde el momento que oficialmente fue nombrada egresada con excelencia académica, del doctorado en Estudios de la Educación de la Universidad Santander.

En una pequeña ceremonia junto a once más de sus compañeros, se dice satisfecha pero sobre todo orgullosa de los logros que ha realizado, ” es un orgullo, ser egresada de una Universidad Pública, me siento muy bien decir que fui soy normalista pese a que en Michoacán nos tienen n estigmatizados, pero lo único que hacemos es defender lo que pensamos y luchar por tener garantías para ofrecer educación de calidad, pero la gente nos ve mal y pienso que están equivocados”

“Ser normalista no debe ser sinónimo de delincuencia, al contrario, yo como todos mis compañeros nos hemos esforzado por muchos años de continuar estudiando y hoy con este doctorado lo demostramos, es una idea equivocada que tienen del normalista”.

Azar,  es madre de familia, que por motivos familiares tuvo que educar sola a sus tres hijos “ha sido muy pesado, pero tengo el apoyo de mi madre, a quien le debo mucho y hoy siento muy padre saber que puedo ser un ejemplo para ellos, por que como dicen el conocimiento nunca acaba…”

A sus más de 45 años, su sonrisa refleja la felicidad que le da saber que ha logrado sus sueños, se dice afortunada ya que desafortunadamente en Morelia, Michoacán y el país en general hay un rezago educativo muy grande y “hacer un Doctorado se dice fácil, pero son palabras mayores…”

“La falta de recurso económicos creo que son el mayor impedimento para los que decidimos estudiar, porque las maestrías y doctorados cuestan y creo que eso es lo que nos falta , faltan apoyos por que no hay opciones en donde sean de manera gratuita y pagar mensualidades es complicado.”

La recomendación que en su experiencia pueda dar a los jóvenes que acaban de terminar una carrera es “no quedarse estancado, no pensar que al terminar de estudiar una carrera ya no hay necesidad de estudiar un curso un diplomado, un maestría, debemos acabar con esos prejuicios y no negarnos oportunidades”.

Ella es parte de los doce egresados que hoy terminan su doctorado y así se ha dado cuenta que “entre más estudiamos, entre más sabemos, más sabemos que menos sabemos…”

Originaria de Zitácuaro, se casó a muy corta edad en Morelia, separada con sus tres hijos ha sido docente desde hace 24 años en una escuela de preescolar, “ahí me siento realizada, me da gusto saber que soy parte en la educación de miles de pequeñitos en donde nosotras las maestras somos las primeras bases de la educación”.

Por ahora, ofrece cursos a compañeros docentes en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE “donde seguiré haciendo mi esfuerzo y creyendo que el aprendizaje nunca, nunca acaba…


Compartir

Comenta