Y llegó la banda…

Morelia/Acueducto/Wendy Rufino /ACG

Después de largas horas de espera cuando el hastío se sumaba al cansancio y el aburrimiento hizo su aparición la Banda Cruz de la Candelaria, La Herencia del Rey de la Ciudad de México que encendieron los ánimos de la gente en la Gasolinera de la Av. Nocupetaro.

“Mejor que ya no venga la pipa” aplaudió un señor mientras grababa emocionado con su celular. “No habrá gasolina pero hay mucha banda” gritó otra mujer levantando sus bidones.

 

Los miembros de la banda bailaron con garrafas y bidones al ritmo de la música cerca de veinte minutos. La fiesta se hizo presente en medio de una fría noche en que las filas no parecían avanzar y la incertidumbre era mucha.

Una vez que la Banda se despidió, ante el coro de “Otra, otra, otra” y “Canten una de Ramón Ayala o de Joan Sebastián” la Banda Cruz de la Candelaria sorprendió con otro tema que complació a los presentes.

Cuando se recuperaban del júbilo que provocó la música, apareció la pipa de Pemex quien anunció su llegada con el claxon, la cual fue recibida entre aplausos y vitoreos.

 

 

 


Compartir
Análisis informativo Michoacán entre Líneas

Comenta