Software pedagógico para niños con discapacidad

Expertos de la UNAM diseñaron un programa de cómputo para niños con alguna discapacidad intelectual y motriz; el software libre proporciona herramientas pedagógicas para aprender a leer y escribir.

Los usuarios son estimulados para desarrollar su capacidad de asimilar las primeras letras y unirlas, y así formar palabras a través de sonidos, imágenes y letras.

Las evaluaciones de este programa ya se han aplicado con resultados alentadores en pacientes del Programa de Atención Psicopedagógica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón (a cargo de María Teresa Barrón Tirado, colaboradora del proyecto) y del Centro de Apoyo Psicopedagógico Aragón (CAPA).

El software didáctico inclusivo, a cargo de estudiantes de Ingeniería en Computación, está dirigido a niños con síndrome de Down, hiperactividad, déficit de atención, asperger, dislexia y autismo (un padecimiento subdiagnosticado); incluso podrían hacer uso de esta herramienta adultos con algunos problemas intelectuales.

Funciona con el teclado de la computadora o con uno interactivo, también diseñado y modificado por los propios estudiantes y en etapa de prototipo; este instrumento permite a los pequeños relacionar cada palabra y ruido del animal u objeto que se muestran en pantalla con la letra inicial correspondiente del conjunto de teclas del dispositivo.

De acuerdo con Arcelia Bernal Díaz, integrante del Laboratorio de Ingeniería para la Medicina (iMED), la meta es que los usuarios identifiquen cada una de las letras del alfabeto, aprendan a escribir, leer e interactuar con su entorno.

“Al hacer uso de esta tecnología cambia la actitud de los niños. Empiezan a jugar y con ello aprenden un poco más. Después de una semana de contacto con estos instrumentos comienzan a interactuar con la máquina; tal vez su contacto con la tecnología adicione un poco de calidad a sus vidas”, resaltó.

La universitaria aclaró que este desarrollo tecnológico puede ser usado por un niño desde los cuatro años, y por jóvenes y adultos de cualquier edad, aun cuando no tengan alguna discapacidad cognitiva.


Comenta