“Estoy bien anclado, no voy a levitar”

Foto: ACG

Morelia/Julieta Coria

“Nuestro cambio no será sólo por encimita, será radical”. La voz de Andrés Manuel López Obrador rebotó la plaza central, de la ciudad de Morelia, desde el templete, a través del aire caliente de la una de la tarde, que perforó miles de oídos de los simpatizantes del candidato.

El sol, a plomo, caía sobre las cabezas de los simpatizantes, a quienes no asustó la temperatura de bajo un enorme toldo blanco, con botellas de agua con logotipos, como se acostumbra en mítines de otros partidos.


Pero se puso serio cuando dijo que el cambio que realizará su movimiento no será sólo por encimita, que será pacífico, ordenado, pero profundo, no como la simulación de los gobiernos panistas.

Será radical, sentenció. Y pidió a la gente que no se preocupara, “yo no les voy a fallar,” con esa frase la gente gritaba de emoción “no me va a marear el cargo de presidente, porque el poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos”. Así, agregó, que se encuentra bien anclado y “no voy a levitar, no voy a cambiar”.

Sabiduría y humildad, “es lo que le pido a la naturaleza y al creador” será como se acabe con la corrupción, con la injusticia y los privilegios de unos cuantos.

Para un moreliano le espera bajo un “calorón” era sofocante, pero que hubo un sacrificio al permanecer en la plaza, sin que el ánimo decayera, luego de más de una hora de mensaje de Andrés Manuel gritando en todo momento ¡“presidente, presidente”!


Las palabras del presidente electo no fueron nuevas. Las ha pronunciado antes en esta misma plaza y la gente las ha escuchado a través de los medios de comunicación y durante su campaña por todo el país.

Que será la cuarta transformación de México; que bajará los salarios de la alta burocracia, que se limpiará a México de corrupción. Sí, nada nuevo. Pero la gente quería escucharla de viva voz del candidato, todo ensombrerado, al igual que quienes compartían el presídium con él.

“Becarios sí, sicarios no”, reiteró ante más de dos mil simpatizantes frente a la Plaza Melchor Ocampo, a quienes delineó el impacto que tendrá su política educativa entre los jóvenes del estado.

López Obrador dijo que es perseverante y necio, que sus adversarios ya lo saben, y por eso, dijo que no le fallará a Michoacán ni al país. Se comprometió a darles el doble de lo que actualmente reciben los adultos mayores de Michoacán.

También indicó que a los estudiantes les dará becas de 2 mil 400 al mes y a los jóvenes que se capaciten para algún trabajo les pagará 3 mil 600 al mes, mientras aprenden. Los salarios de todos aumentarán: los maestros, los policías, los médicos, las enfermeras, todos ganarán más.

En el tema de austeridad, recordó que existe el compromiso de cuidar el recurso que se tiene en el país, al iniciar con la reducción del salario de los legisladores, y destacó que en gobiernos anteriores no hubo eficiencia en su aplicación.

“Se van a bajar el sueldo, nadie puede ganar más que yo, antes se servían con la cuchara grande. La mafia del poder y el PRIAN acabaron al país”.

La gente permaneció más de una hora atenta a cada palabra, los gritos no dejaron de sonar, los aplausos tampoco, hubo entre los asistentes a quienes las lágrimas contenidas por la alegría de ver al futuro presidente de México, no pudieron evitar…


Compartir

Comenta