El remanso de los “pájaros caídos”

Imagen: Jesús Valencia

Los Reyes de Salgado / Jesús Valencia Farías

La plaza del centro de Los Reyes no es la más antigua del municipio, pero si es en donde convergen casi todas las actividades del día a día en la ciudad. Ahí se encuentra la iglesia, el mercado, los juzgados y las oficinas del Ayuntamiento.

Gente de la tercera edad comenta que la plaza de Los Reyes originalmente fue inspirada en la plaza de Cotija debido a mucha gente que vino de allá a poblar este valle.

Recuerdo especialmente a mi abuela materna que nació en Cotija, aunque creció en Los Reyes que decía que a aquí habían llegado los locos de Cotija y soltaba una carcajada.

Esa relación con Cotija y su costumbrismo hace que la plaza de Los Reyes aun conserve ciertas tradiciones que son las mismas de toda la vida, como; dar la vuelta a la plaza, que es algo que hacen las parejas, las familias o individualmente.

También hay la acostumbra ir a comprar antojitos de los que venden por ahí alrededor que son una amplia variedad quizá lo que más destaca son fruta, elotes, changungas, cacahuates, garbanzos, atole de grano, uchepos, tuba, entre otros para después ir a sentarse a las bancas de la plaza.

Algo que parece peculiar en la plaza de Los Reyes es ver que hay personas que acostumbran dar la vuelta pero en su caballo, o los que le suben el volumen al equipo de sonido de su camioneta o vehículo con música de banda y corridos para pasar de forma presumida.

Otra singularidad es cuando los pasillos del jardín principal en veces sirven como pasarelas de forma cotidiana, ante las bellas mujeres que pasan por ahí portando bonitos atuendos con una excelente figura corporal como si fueran modelos.

A quienes siempre se les ve a medio día admirando a todas esas bellas mujeres que pasan por la plaza es a los señores jubilados de la extinta fábrica azucarera, entre bromas algunos le llaman el club de los pájaros caídos y el grupo de los de la aduana.

En la actualidad el centro de Los Reyes luce mejor con el emparejamiento y restauración de las banquetas de las calles que conducen a la plaza. Además de que se han instalado algunas lámparas nuevas.

Los portales que rodean al jardín principal los caracteriza la diversidad de formas y colores porque cada propietario ha decidido hacer su espacio a su modo, así que los estilos arquitectónicos varían mucho.

Rafael Acevedo cronista de Los Reyes comentó que en los portales donde ahora esta Café Crema hubo una gasolinera y un cine que se quemó.

En su libro relata que la primera y la única cantina donde había buenos vinos fue en ese mismo portal donde esta Café Crema donde antes también fue Hotel Imperial.

Durante el día es común ver pasar al señor de la tuba ofreciendo esa fresca bebida; ver a las personas alimentando a las palomas o a los niños jugando con ellas.

Por la tarde hay un trenecito que pasea a Los niños alrededor del jardín que funciona diariamente. Hay una fuente frente a la iglesia que a veces tiene un bonito juego de luces en la noche.

Últimamente también posible tomarse la típica “selfie” con el nombre de la ciudad gracias a las letras de colores que instalaron en la explanada parroquial.

Hoy la plaza de Los Reyes se respira en armonía y calma después de la tensión de años pasados cuando los comunitarios y Los templarios  se peleaban a muerte causando temor en la población.

 


Compartir

Comenta