Bombardeo a Siria, ‘indispensable para recuperar la credibilidad’

Tras los ataques aliados contra el gobierno sirio, Estados Unidos anunció ayer sanciones económicas contra Rusia por su apoyo al presidente Bashar al-Assad, mientras que Francia quiere plantear una nueva resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin al conflicto, y el líder del Kremlin, Vladimir Putin, advirtió que nuevas agresiones provocarían caos en las relaciones internacionales.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, adelantó que Washington impondrá nuevas sanciones económicas a Rusia, las cuales dará a conocer hoy el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, según informa El Universal.

Serán sancionadas empresas que fabriquen productos relacionados con el presidente sirio, Bashar al-Assad, o con el uso de armas químicas, explicó Haley, en entrevista con el canal CBS. Añadió que es un problema que Rusia siga apostando por los aliados equivocados.

El anuncio llega después de que Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaran la madrugada del sábado 105 misiles contra objetivos sirios, en respuesta por un presunto ataque químico contra la población siria de Duma el 7 de abril. Los tres países culpan del ataque al gobierno de Al Assad, aunque éste lo niega, al igual que Rusia, su principal aliado.

A más de una semana del presunto ataque químico y a tres días del bombardeo de los aliados, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) indicó que comenzó a investigar ayer lo sucedido en Duma el 7 de abril, donde hubo al menos 40 muertos y 500 heridos.

Francia, en tanto, quiere intentar desactivar el conflicto sirio con una nueva resolución ante la ONU, informaron fuentes diplomáticas. El gobierno de Emmanuel Macron quiere que la resolución incluya el fin demostrable del programa de armas químicas sirio y que se aclare quién fue responsable de los ataques químicos en el país. También contemplaría un alto el fuego y el acceso de ayuda humanitaria, para allanar el camino a una solución política del conflicto. Otro punto sería la derrota del Estado Islámico (EI) en Siria.

El gobierno galo quiere impulsar su iniciativa diplomática también durante una reunión de los ministros de Exteriores de la Unión Europea que se celebra hoy en Luxemburgo. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, explicó que Berlín utilizará sus canales con Moscú para intentar que tenga una postura constructiva.

Macron defendió la legitimidad de los bombardeos sobre instalaciones químicas en Siria y argumentó que la operación era “indispensable para recuperar la credibilidad de la comunidad internacional”. Además, afirmó que fue él quien “convenció” a su homólogo de EU, Donald Trump, de “permanecer a largo plazo” en Siria.

El presidente galo aseguró que el ataque “fue un éxito desde el plano militar” y que no supone que Francia “haya declarado la guerra a Siria”.

Estados Unidos y Francia han dejado claro que están dispuestos a volver a intervenir si vuelven a utilizarse armas químicas en Siria.

Sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió que el lanzamiento de más ataques militares por parte de Occidente contra Damasco harían peligrar gravemente las relaciones internacionales.

Putin destacó en conversación con su par iraní, Hasan Rouhani, que “si tales acciones, en violación de la Carta de Naciones Unidas, vuelven a producirse, provocarán inevitablemente caos en las relaciones internacionales”, indicó el Kremlin.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, denunció que “la agresión tripartita contra Siria ha estado acompañada de una campaña de desinformación y mentiras por parte de esas tres naciones”.

“Esto prueba una vez más que Siria y Rusia libran la misma batalla no sólo contra el terrorismo, sino también para proteger el Derecho internacional, que se basa en el respeto a la soberanía de los Estados y la voluntad de sus pueblos”, dijo.


Compartir

Comenta